La cuesta de Sísifo

La cuesta de Sísifo, primera sección de este blog, persigue reunir todos aquellos escritos que desarrollen una crítica de las figuras principales que dominan el orbe de nuestra cultura social o política. En ella, pues, tendrán cabida artículos, comentarios y notas que reflejen no sólo temas de actualidad, sino estructuras más profundas y duraderas que determinan el curso de nuestra vida. Sabemos que Sísifo nunca logrará coronar la cumbre, que sus trabajos están condenados al fracaso. Fracaso relativo, sin embargo, pues tras cada tentativa de ascenso la experiencia se fortalece y un nuevo y más amplio conocimiento ilumina el alma del género humano. Aun cuando parezca condenado a repetirse, el ascenso nunca es el mismo, y la cuesta decrece por efecto de la erosión que los pasos del mito ejercen sobre la superficie de la corteza terrestre.

Movilización ciudadana contra los desahucios

Una idea practicable

Construcción de un Fondo de Garantía Universal para el pago de alquileres

La noticia, aterradora, me produjo una terrible sacudida: una comitiva provista del mandamiento legal pertinente llegó a un domicilio de Barcelona para efectuar un lanzamiento [Der. Despojo de una posesión o tenencia por fuerza judicial] de bienes y proceder al desahucio del inquilino que ocupaba el apartamento. El habitante de esa vivienda, un hombre solo y sin esperanza, solicitó unos segundos de aplazamiento («Un momento, por favor») y, decidido, con paso firme, se dirigió hacia la parte posterior de la que hasta ese momento había sido su morada y, enfilando su cuerpo a través de una ventana, se arrojó al vacío muriendo en el acto mismo de acabar con su vida. Sigue leyendo

Cartel de "Noche de vino tinto".

Nunes, un «memento»

Imagen última de un creador irrepetible

 

Para Adela Martínez, con un recuerdo emocionado.
Asimismo, para Virginia, Jorge, Daniel, Patricia y Raquel Nunes.

Parece ser que la España de los años sesenta no fue tan truculenta como algunos pretenden. Cierto: la dictadura del general Franco fue una experiencia que traumatizó a millones de ciudadanos que, anonadados ante la mezcla de represión y precariedad existente, no acertaban sino a sobrellevar sus vidas de la forma más anodina posible. Sin embargo, en el interior de aquel país, contra viento y marea y desafiando las leyes inicuas de un régimen opresor, la vida se las arreglaba para decir aquello que no podía sino insinuarse de forma elíptica, tangencial, con sobreentendidos que, a la par que curiosidad, despertaban complicidades de todo tipo. Sigue leyendo